Politica, economía

domingo, febrero 07, 2016

Absurdos aparentes Trujillo, Balaguer, Leonel...

Por Narciso Isa Conde
Opinión
El gran abanico no peledeísta está convencido de que ese partido ha montado una dictadura constitucional y los dirigentes del PLD, si bien no la admiten, la ejercen todos los días. Sin embargo, gran parte de la oposición se la pasan hablando de la “democracia dominicana” y actuando como si ésta existiera.

da
La Constitución del 2010 es madre y padre de la dictadura constitucional y gran parte de los partidos que dicen objetar el régimen no la impugnan, la aceptan y la elogian.

La JCE y el TSE son instrumentos de esta dictadura constitucional y sirven a su continuidad. Sin embargo, la oposición electoral, en lugar de luchar por cambiar la composición de esos organismos, los acepta y recurre a ellos.

La cúpula del PLD evoca más que antes a Juan Bosch mientras trapea el piso con su legado político y moral, haciendo cada día lo contrario a lo que su líder fundador enarboló y practicó.

A una cruzada recién anunciada para imponer la continuidad de la podredumbre se le ha denominado “cruzada ética”. Ella se inspira en la impunidad  de la voluminosa corrupción de ayer y de hoy, e incluye ingentes esfuerzos para atraer al prócer de la moralidad Amable Aristy Castro.

Danilo subió diferenciándose aparentemente de Leonel y ahora quiere continuar abrazado a él y pareciéndose a él, con manitas limpias y todo eso. Mientras Danilo imita mucho a Balaguer, el PRSC se le va con Abinader.

El PRM se salió del PRD  “para ser distinto” y cada día se parece más a él. Se dice moderno y se une al PRSC, sigue en su modernidad con “Papa” y los “viejos robles” en primera fila y con los repartos de candidaturas al pecho.

EL PRSC proclama su aversión al “capitalismo salvaje” y Quique se pasó vía spots a la oposición revolucionaria después de 50 años de disfrute en gobiernos nefastos.

Los Vinchos, luego de 20 años de matrimonio con el PLD, truenan contra Danilo, besan a Leonel y descubren todo lo que está mal.

La JCE inauguró una campaña que tiene más de tres años de iniciada.

El petróleo baja y los combustibles suben. Los supermercados y colmados aterran, y no hay inflación. Un Estado en descomposición, con no pocos gatos y buitres en su seno, se dispone a combatir el “sika”  en medio de un país abarrotado de basura.


No son absurdos, sino vagabunderías, sinvergüencerías, por pi-pa.

0 comentarios: