Politica, economía

lunes, marzo 06, 2017

Reprimenda a elecciones de la UASD

Por Neo Carmona
Opinión
Un certamen de campaña electoral que tenga como propósito elegir a las personas que han de dirigir los destinos de la Universidad Primada de América no debe ser, primero, un matadero de compra y venta de conciencias por favores políticos y económicos ni, segundo, una exhibición grosera de recursos en fiestas, chivos, sancochos, bebentinas, regalos individuales y colectivos, publicidad y otras menudencias alejadas completamente del carácter académico que debe primar en esta que es, precisamente, una academia. De la procedencia de estos recursos, vale decir, no se tiene ningún control de transparencia y que después, necesariamente, saldrán muy costosos no sólo a la institucionalidad de la UASD sino a su magro presupuesto y a la confianza del Estado para destinar los recursos que la ley ordena así como de la sociedad para respaldarnos en tal exigencia.


El profesorado, que es principalmente quien elije con su voto a quienes tendrán la responsabilidad de dirigir la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), la institución más importante del país, tiene que reflexionar seriamente sobre la decadencia de la UASD en ésta y otras materias igual de importantes y sobre los aspectos que se imponen por encima de los académicos para determinar el éxito de las diferentes propuestas que finalmente acabarían conformando el próximo Consejo Universitario, principalmente a quien ha de presidirlo. Porque lo que está en juego, por encima de tantos intereses personales, de grupos, económicos y políticos, es el futuro de esta institución y con él, el de los que sólo cuentan con su permanencia como principal institución de educación superior, para alcanzar el propio.  

Está también en juego nuestro propio medio de sustento pues aunque haya quienes crean que no, el pueblo se está cansando de ser abusado. Y en la UASD, hace tiempo sobrepasamos el límite.

Es hora de que en la UASD el criterio académico y la evaluación del curriculum sean el punto de partida para elegir a nuestras autoridades.  

El autor es estudiante y servidor universitario

0 comentarios: