Politica, economía

viernes, noviembre 18, 2016

Consuelo Despradel y sus “Ataques” a la UASD

Por Francisco Luciano

Opinión
En varias oportunidades he escuchado a la comunicadora Consuelo Despradel, solicitar de manera categórica que “cierren la UASD”  y a más de un profesor responder de manera agria ante tales pronunciamientos, acusándola de estar al servicios de intereses enemigos del pueblo.

Lo cierto es que quien conoce  la trayectoria de la destacada comunicadora sabe perfectamente que no es ni anti pueblo, ni anti pobre y mucho menos anti UASD.  Ella pertenece a la generación de dominicanos que peleó contra gobiernos de fuerza por el derecho de esa Universidad a permanecer abierta. Ella es de los que como nadie, militó la causa por la defensa de una UASD plural, democrática y abierta para toda nuestra juventud. Ella militó en la generación de jóvenes que asumió la actividad política “enamorados de un puro ideal”, sin otra pretensión que contribuir con su esfuerzo al bienestar común.


Con la comunicadora Consuelo Despradel, se puede tener discrepancia o coincidencia, pero si de algo no se puede tildarla, es de actuar contra el interés nacional, porque esa dirección  ha mantenido una línea coherente entre sus posiciones y su estilo de vida honesto, austero y de respeto por los derechos.

Cuando una persona como doña Consuelo Despradel, se manifiesta solicitando el “cierre de la UASD” los Uasdianos debemos ocuparnos de indagar a qué se debe, que una persona noble, defensora de las mejores causas nacionales, opine de esa manera de la institución académica más transcendente de la nación.

El “cierren la UASD” de doña Consuelo debe asimilarse como su manera de llamar la atención de quienes tienen la responsabilidad de conducir y supervisar la Universidad para preservarla como una institución pertinente y de calidad. Es su manera de rechazar el estado de miseria moral que permite que dicha institución se encuentre secuestrada por la anarquía irresponsable que actúa en perjuicio de la juventud que allí acude a formarse. Es la forma que tiene de desafiarnos a ocuparnos de mejorar la UASD.

No creo que nadie de esa generación de personas luchadoras y éticas,  quiera que la Universidad desaparezca, lo que puede estar ocurriendo es que una buena parte y dentro de ellas, doña Consuelo sientan frustración al ver a la UASD alejarse del camino glorioso qué de jóvenes les hizo cantar con amor y compromiso las letras del Himno de la UASD que  dicen;  “Centro de vida intelectual, por cuatro siglos consagrado, de noble ciencia manantial, luz del presente y del pasado.  Eres fanal de nuestra mente, de la conciencia orientación, del vasto mundo noble simiente y de la patria religión”.

Esa generación que dejó los poros y la piel para conquistar el fuero y la autonomía  de la UASD, no puede sentirse realizada al observar cómo grupos de víboras y vampiros se valen de la autonomía, que ellos conquistaron  sufriendo vejámenes y persecuciones,  para asignarse privilegios irritantes y haciendo uso del fuero para proteger la anarquía delincuencial que impide la docencia y trastorna su vida institucional.

Insistimos en que la Universidad requiere que todos sus sectores internos  reflexionen acerca de si  la actual manera de proceder,  puede hacer de la UASD  una institución socialmente rentable, pertinente ante para la sociedad que  la sostiene o si por el contrario la conduce al descrédito y a la miseria  moral y al aislamiento social. 

Aceptar que la Universidad requiere de cambios,  es asumir el camino de la ciencia. Permitir que la UASD busque un acuerdo con el gobierno y la sociedad para reencontrarla con su vocación de academia trascendente, es recuperar su espacio de Universidad líder.

La explosión de Consuelo,  debe interpretarse como suelen interpretar los médicos la fiebre en un cuerpo. Los médicos ven la fiebre como un aliado que les indica que algo no anda bien en la anatomía que  examinan y en consecuencia les permite  diagnosticar y atacar la enfermedad para curarla.


El autor es catedrático de la UASD y dirigente del PTD.

0 comentarios: