Politica, economía

lunes, octubre 23, 2017

Lula: Su dimensión y sus aportes a la JS

Por Francisco Luciano

Opinión
Una persona que nació y se crió en la pobreza,  aprendió a leer a los 10 años y no pudo completar  la educación primaria. Desde niño hubo de trabajar lustrando zapatos, vendiendo maní, limpiando jardines, lavando coches, integrándose desde muy joven  a la producción como obrero metalúrgico, en cuya labor perdió uno de sus dedos.

Se integró al sindicato de trabajadores, llegando a ser el líder principal. Para 1980 participa en la fundación del Partido de los Trabajadores, siendo candidato presidencial  por esta formación en tres intentos  fallidos, previo a su victoria en 2002, para pasar a ocupar la presidencia del Brasil por  ocho (8) ocho años, alcanzando desde ella  éxitos reconocidos por propios y extraños, vale decir, por adversarios y partidarios.

Durante su gobierno Lula logró reducir la pobreza a niveles nunca antes alcanzados  en la historia de Brasil, mediante la aplicación de políticas públicas que promovieron la inclusión y elevaron la capacidad de compra de la población más pobre, cosa que  benefició el crecimiento económico interno, aumentando las ganancias, tanto  de las grandes como de las pequeñas empresas,  cohesionando una clase media que alcanzó mayores y más sólidos ingresos.

Los éxitos de la política social  de Lula y el PT redujeron en un 45%  la mortalidad infantil y en un 73% la desnutrición infantil. Abrió 214 escuelas politécnicas y 14 universidades Federales,  donde los hijos de las madres solteras, de los albañiles y jornaleros pueden estudiar y capacitarse, cosa impensable en Brasil antes de su ascenso al poder.

Cuando llegó al gobierno, el 10 por ciento de la población más rica obtenía la mitad del dinero del país y dejaban para los más pobres, apenas el 10 por ciento,  logrando cambiar esta situación,   pues se  aumentó el salario mínimo en un 62% en cinco años, demostrando que es posible incrementar los salarios sin provocar inflación, ya que aunque el consumo creció el equivalente a siete veces, sobre todo en los sectores populares.  Los pobres comenzaron a ser tratados como ciudadanos y a tener acceso a la bancarización.

A partir de los gobiernos de Lula, Brasil pasó a ser la gran locomotora del crecimiento  económico  y de la integración  en América Latina. Con la apertura de espacios para buscar salidas a los problemas propios de la región en materia de relaciones políticas y económicas sin la participación de los Estados Unidos.

La deuda  de Brasil con el Fondo Monetario Internacional. Cuando Lula llego al poder era de 16.000 millones de dólares, pero al salir  el FMI le debía  a Brasil 14.000 millones de dólares, suma que se les prestó  para ayudar a resolver la crisis de los países ricos.

Brasil pasó de ser un país exportador de materias primas e importador de tecnologías, a  ser un país con capacidad productiva de alta tecnología, medicamentos, implementos y maquinarias. Así como a desarrollar sus propios centros de investigación científica y a la exploración minera fundamentalmente en el área de hidrocarburos.

En los ocho (8) años que  Lula gobernó el  Brasil, este  se convirtió en un referente de crecimiento con equidad, demostrando que la pobreza no es un castigo de la divina providencia por nuestros pecados, sino el producto de la desigualdad social, probando que esta puede ser derrotada,  sin impedir que quienes  más tienen sigan teniendo más.

Su propuesta para integrar junto con Rusia, China e India, el Banco BRICS, fue y es vista como un atentado a la zona de confort que en términos de financiamientos y condiciones imponen al resto del mundo, los  organismos tradicionales de financiamiento como el BID, BM y el FMI, cuyos términos atan y amarran a condiciones rígidas, a la naciones acreedoras.

Su liderazgo y su apertura en el campo internacional, sumada a las sólidas bases de respaldo popular que tenía al salir del poder (80%) han provocado una conspiración internacional contra Lula y el PT, al extremo de que los políticos más corruptos del Brasil se dieron el lujo de derrocar sin ninguna base Legal a la presidenta más honesta y consecuente frente a la lucha anti corrupción que ha tenido el Brasil.

Todo con el claro propósito de provocar,  la actual contra reforma en marcha, que está subastando a precios de  ferias como si se tratara de una piñata, todas las grandes empresas propiedad del Estado Brasileño, cediéndola a sectores de la oligarquía y a capital extranjero, con lo cual se ha incrementado el desempleo en Brasil y en consecuencia la desigualdad social.

La conspiración basada en lo que  la CIA llama golpe  blando o suave, consistente en generar protestas bajo cualquier argumento,  ha pasado en Brasil a la penalización de la política, donde el aparato judicial del Estado, valiéndose de jueces genuflexos,  autodenominados persecutores de Lula y con acusaciones ridículas y sin pruebas, buscan inhabilitar su candidatura  presidencial en 2018.

La oligarquía brasileña de Brasil, asesorada y dirigida los Estados Unidos, desarrolla una campaña que busca  desacreditar a Lula y presentarlo como el villano corrupto, que no es, con el interés de matarlo moralmente, para que a ningún otro pobre del mundo se le ocurra imitar su ejemplo de dedicación y amor por el pueblo,  probando que  con  la política bien empleada se puede  sacar a la gente de la pobreza.

Lula y el PT, han respondido la campana de falacia de la derecha brasileña, conformando el más grande escudo de apoyo popular que se haya conformado en ese país, y hoy recorre imbatible todo el territorio de esa gran nación, bajo cantos de victorias y esperanza de que con él, la economía volverá a crecer y a distribuir las riquezas.

Respaldamos a Lula, motivándolo a insistir, resistir y persistir en el propósito de ganar la presidencia  de su país, para democratizar la política y el bienestar, erradicar la pobreza,  fomentar la inclusión social, mejorando servicios como  salud y  educación. Lula  debe seguir  movilizando al pueblo, cuya mejoría y bienestar, es la causa de todo hombre justo, que es igual a decir,  de todo revolucionario como él.

El autor es catedrático universitario y dirigente del PTD.

0 comentarios: