Politica, economía

jueves, abril 27, 2017

Intervención Yanki, 1965: 52 años después!

Valentin Ciriaco

La poesía, como siempre, unida a los mejores intereses del pueblo dominicano!

Opinión
No sólo poetas, artistas y escritores de República Dominicana repudiaron y enfrentaron la grosera y oprobiosa intervención Yanki a República Dominicana iniciada en 28 de abril de 1965, también poetas y escritores del mundo se unieron y con firmeza la rechazaron. Pablo Neruda (poeta, político, comunista y escritor chileno) y Jacques Viau Renaud ( poeta, escritor haitiano, combatiente en la guerra de abril),  son dos ejemplos que marcan la voluntad decidida de este sector de la humanidad a favor de la libertad y la soberanía de los pueblos del mundo y en contra de la prepotencia y la arrogancia de los Estados Unidos de Norteamérica (EEUU).

Con la intervención del imperio el 28 de abril de 1965 (tercera ejecutada a República Dominicana durante el Siglo XX, segunda armada) el Imperialismo Yanki frustró las ansias de libertad e independencia absoluta del pueblo dominicano. El funesto Embajador yanki W.Tapley Bennett Jr en el país la solicitó para salvar la vida de unos 30 funcionarios de su Embajada y la de 2.500 ciudadanos yankis que se encontraban en la isla en ese momento. 

Ese funesto Embajador que luego  de escuchar el ruido de los bombardeos, cerca del recinto de la Embajada, lo encontraron debajo de la mesa de su escritorio pidiendo más y más tropas para frenar el avance de lo que él calificó : "revolución comunista". La grosera  intervención inició el día 28 de abril, y cinco días después ya eran más de 42 mil marines, más los soldados de la 82 división aerotransportada, más los más de 2000 mercenarios enviados por la OEA para legalizar la intervención yanki.

El funesto Lyndon B. Johson, presidente de entonces de EEUU, la aprobó para proteger la vida de los ciudadanos de su país que se encontraban en Quisqueya. Qué ridículo ese Johson!, envió mas 42 mil soldados e infantes de marina, una flota de 41 buques, 75 miembros de la Compañía "E" de 7th Special Forces Group, todo esto para salvar la vida de 30 funcionarios de su Embajada en República Dominicana y de unos 2,500 gringos que se encontraban en el País.

Sí, así fue, 42 mil marines  para combatir a "unas 2,300 personas rebeldes" (según su versión). Qué cosa 42 mil marines yankis para una media isla de algo más de 48 mil kilómetros cuadrados, con una población de alrededor de 4 millones de habitantes de los cuales 460 mil vivían en la capital de la República. Qué funesto, ridículo y grosero, ese Johson!
Indigna fue la actitud intervencionista asumida por la Organización de Estados Americanos (OEA), pues además de apoyar la intervención militar del imperio, enviaron tropas mercenarias a combatir el pueblo dominicano levantodo en arma defendiendo la patria. 

La OEA es también culpable de la muerte de más de 10,000 dominicanos y dominicanas, en su mayoría civiles indefensos, por las tropas yankis y por las tropas constituidas por ella, la OEA, con 1,130 soldados de la dictadura militar de Brasil (1,130);  250 soldados de Honduras (250); 184 soldados de Paraguay, por orden del dictador Stroessner,; 160 soldados de  Nicaragua, por orden del dictador Somosa; de  Costa Rica 21 policías miliares y el Salvador 3 oficiales de estado mayor. La OEA es una organización también funesta, al servicio siempre de los intereses del imperio.

Su resolución de desagravio a la República Dominicana, aprobada a mediado de junio del 2016, en su Asamblea General celebrada en Santo Domingo, significa solo una postura simbólica a un episodio doloroso y bochornoso para la nación dominicana, para  América y el mundo, que no solo legitimó la grosera intervención yanki de 1965, sino que también participó con tropas interventoras en los asuntos internos de la nación, atropellando su independencia y su soberanía.

Los generales Elias Wessin y Wessin, Antonio Imbert Barreras y el Coronel Pedro Bartolome Benoit, también son generales funestos por obrar y actuar en contra de los intereses de la Patria y servir de títeres al imperio. Qué vergüenza!.

Pablo Neruda
, Premio Nobel de la literatura universal, expresó su condena y rechazo a tan indigna acción del imperialismo yanqui en unos maravillosos versos que con el título de "Versainograma a Santo Domingo" publicó en 1965. Con ellos el poeta  suma su voz a la protesta mundial en contra de la oprobiosa invasión, y respalda militantemente a las fuerzas patrióticas y revolucionarias que bajo el mando del glorioso Coronel Francisco Alberto Caamaño, combatieron al ejército invasor, en defensa de la libertad, la dignidad e independencia de la República Dominicana, agredida, ofendida y mancillada  por los invasores yanquis.
A ellos y aellas sí!,
A Gregorio Urbano Guilbert (hombre hecho para defender la Patria y a América y para enfrentar al imperio; lo enfrentó dos veces en el país y  también lo enfrentó en  Nicaragua), al Coronel Caamaño, a Fernández Domínguez, Aniana Vargas,
 a Pichirilo Mejía, Jacques Viau, a Yolanda Guzmán, a todas las mujeres y hombres de abril  (...), a ellas y a ellos sí!, la Patria entera glorificará, como homenaje a los valientes que allí combatieron y cayeron por la libertad ... para ellas y ellos la gloria eterna...!!!
"Pero esta vez las cosas no marcharon.
De modo inesperado aunque severo
a norteamericanos y gorilas
les salieron tornillos en el queso.
Y con voz de fusiles en la calle
salió a cantar el corazón del pueblo.
Santo Domingo con su pueblo armado
borró la imposición de los violentos:
tomó ciudades, campos, y en el puente,
con el pecho desnudo y descubierto,
aplastó tanques, desafió cañones.
Y corría impetuoso como el viento
hacia la libertad y la victoria, 
cuando el texano Johson, el funesto,
con la sangre de muchos en las manos,
hizo desembarcar sus marineros".
Versos del poema Versainograma a Santo Domingo del poeta, premio nobel: Pablo Neruda.

0 comentarios: