Politica, economía

lunes, febrero 13, 2017

Mezquindad y agradecimiento en el Ser humano

Por: Elvi Paredes

Opinión
´´Mientras más conozco a la gente, mas amo a mi perro.´´

La mezquindad tiene varias acepciones, entre ellos; egoísmo, avaricia, cicatería, miseria, canallada, pequeñez, roña, sordidez, tacañería, ruin, y falta de nobleza. Capaz de sentimientos y acciones de los que degradan, como la envidia, la hipocresía, la cobardía, la delación o la traición.

La etimología de Mezquino, proviene del árabe. Hispánico miskín, este del árabe clásico miskīn, este del arameo miskēn, y este del acadio muškēnu que significa, súbdito de palacio. 

Desde el principio de la humanidad, el ser humano se ha enfrentado entre sí. Hermano contra hermano, hijos contra padres, vecinos contra vecinos, y naciones contra naciones.

Desde el principio de la humanidad, la mezquindad, el agradecimiento y la lealtad, han estado en juego. Han probado el corazón del ser humano.

Pero ese corazón se ha endurecido con el paso del tiempo, …ese corazón es cada vez menos sensible al sufrimiento de su hermano, al amor de su pareja, …ese corazón es cada vez más insensible.

Ese corazón se ha vuelto mezquino, insensible, desagradecido y desleal. Al punto de volverse, ciego, sordo y mudo a las experiencias guardadas, donde se han acumulado vivencias de solidaridad, de trabajo, de cooperación, de dedicación desinteresada, más allá del deber…

La lealtad se ha perdido, al punto de que la gente es amiga del dinero, de la posición, de la oportunidad, haciendo del oportunismo una ciencia, y de la deslealtad, una práctica de vida.

Y…un corazón lleno de mezquindad, es capaz de sentimientos y acciones que degradan, como la envidia, la hipocresía, la cobardía, la delación y la traición. O sea, vivimos en un mundo, en el que la lealtad y la dedicación son tomadas en cuenta, mientras se entienda que usted pueda servir, o se entienda que se agotaron sus recursos humanos o profesionales´´.

Y lo lamentable es que esa situación también se extiende a los estratos más bajos, practican actitudes arribistas, oportunistas, expresadas en saludos, en miradas, en atenciones, sin saber que la tierra no es cuadrada, como estableció Galileo; lo que permite que el que este debajo hoy, puede estar encima mañana.

 La verdadera abundancia comienza a partir del aprecio y el agradecimiento. Ser agradecidos enfoca nuestra atención en lo que sí tenemos, ayudando a que esas cosas crezcan. Acostúmbrate a decir gracias. A expresar tu agradecimiento, sinceramente y sin esperar nada a cambio. Valora realmente a quienes te rodean y rápidamente tendrás más personas a tu alrededor. Agradece sinceramente a la vida, y verás que tienes más vida aún.

Las cosas que agradeces crecerán: tus clientes, tu negocio, tus habilidades, tu familia, tu fe, tu círculo de amigos, tu Ser, tu Amor. Y, sobre todo te darás cuenta que todo eso que ha crecido en tu vida, ya estaban ahí, en tu interior y solamente le abriste las puertas para que se manifestaran en el exterior.

Dar gracias a Dios todos los días por las infinitas bendiciones que nos ofrece nos abre el camino para que nos lleguen más bendiciones. Cuando nos sentimos agradecidos por nuestras experiencias pasadas y presentes, transcendemos los juicios de lo que consideramos que está bien o mal.

En una ocasión un hombre vino a Buda y le escupió la cara, sus discípulos, por supuesto, estaban enfurecidos. Ananda el discípulo más cercano, dirigiéndose a Buda dijo: ¡Esto pasa de la raya! Y estaba rojo de irá y prosiguió: ¡Dame permiso, para que le enseñe a éste hombre lo que acaba de hacer! Buda se limpió la cara y dijo al hombre: GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Aquella noche el discípulo de Buda no pudo dormir, estuvo dando vueltas en la cama,  los pensamientos le perseguían continuamente:

El escupir a Buda una de las cosas más insultantes  y el  que él permaneciese tan sereno tan en calma como lo había estado antes, como sí no hubiese pasado nada... El que Buda se limpiase la cara y dijera: GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS, cuando sientas ganas de escupir a alguien, por favor ven a  nosotros, se acordaba una y otra vez...

A la mañana siguiente muy temprano, el discípulo volvió precipitado, se postró a los pies de Buda y dijo: Por favor perdóname no he podido dormir en toda la noche. Buda respondió, no tiene la menor importancia no pidas perdón por algo que ya no tiene existencia. ¡Ha pasado tanta agua por el río Ganges! Mira ¡Discurre tanta agua a cada momento! Han pasado 24 horas, por qué cargas con algo que ya no existe, ¡no pienses más en ello!

Sé agradecido con todos,  AGRADECE, AGRADECE, AGRADECE con aquellos que te han ayudado, con aquellos que te han puesto obstáculos, ellos son verdaderos maestros, todo lo que te disgusta refleja, tu EGO... Todos los que han sido indiferentes contigo.

Sé agradecido con todos, porque todos juntos están creando el contexto en el que nacen los Budas, en el que tú puedes convertirte en Buda.

0 comentarios: