Politica, economía

viernes, enero 22, 2016

La UASD solo es necesaria abierta

Por Francisco Luciano

(Opinión)
El  tres (3) de  diciembre 2012,  publicamos  nuestra  reflexión titulada “Santo y seña  para  la UASD 2013”,   apelando que  a la  conciencia de los universitarios, para  que  permitieran a la  Universidad  usar los RD$1,250,000,000.00 (MIL DOSCIENTOS CINCUENTA MILLONES DE PESOS CON OO/00) que fueron aumentados su presupuesto para 2013, en resolver  el tema de  la seguridad social de  los servidores. Desafortunadamente primo entre nosotros  el  economicismos que guía a los dirigentes  de los gremios universitarios, así como la miopía de la mayoría de los grupos políticos-académicos, quienes  se empecinaron en meter la Universidad en destinar los 1,250 millones  de pesos para cubrir un aumento de salarios. 

Pasados tres (3) años,  la crisis   se recrudece,  estremeciendo a la UASD, bajo el añejo reclamo de que “es urgente  mejorar los laboratorios, reducir la carga docente, Sanear la nómina  y por un aumento  de 40% a los sueldos de profesores y empleados, porque total,  nos corresponde un 5% del presupuesto nacional”, pero con la diferencia de que el presupuesto asignado a la UASD no tiene posibilidad de solventar nada que signifique incremento del gasto.

La experiencia de los últimos treinta años demuestra que la Universidad es paralizada en reclamo de que se mejoren las condiciones  para las labores docentes y administrativas,  pero alcanzado un aumento en los sueldos, así sea pírrico, esas demandas se archivan, hasta la próxima contienda.

Lo que a la UASD conviene es la  construcción de una propuesta de pacto para  corregir las debilidades que amenazan su  calidad académica, donde  todos nos  comprometamos a  adoptar  los correctivos que permitan dejar atrás las carencias y debilidades que nos impiden ser eficientes y eficaces y donde el gobierno se comprometa a apoyarnos durante ese proceso,  en la medida  que se verifique el cumplimiento de las metas fijadas conforme un calendario de trabajo, que deberá  ejecutarse en un plazo de cinco años ,  incluyendo en el mismo las aspiraciones de mejoras en la remuneración de los servidores.

Jamás nos opondremos a  reclamos que son justos,  pero estamos obligados a emplearnos a fondo para superar las deficiencias que acusa la UASD en sus procesos académicos y administrativos, y eso no se puede hacer cerrándola, pues esta solo tiene valor abierta, impartiendo docencia a sus alumnos y ofreciendo soluciones para la producción de los bienes  y servicios que necesita el país.

Nuestro llamado es  a preservar la academia,  fortaleciendo su credibilidad, ante la sociedad y nuestros alumnos, de manera que nos perciban como una academia que sirve a sus deseos de superación y progreso, y no como insaciables demandantes de recursos.

El autor es catedrático Universitario y dirigente del PTD.

0 comentarios: