Politica, economía

lunes, enero 25, 2016

Cerrar la UASD un absurdo que peligra semestre

Por: Neo Carmona 
Opinión
Al iniciar el semestre mañana martes 26 de los corrientes, sin lugar a dudas que habremos empezado tarde nuestras actividades. Sobre todo si tomamos en cuenta que las demás universidades del sistema, incluso los colegios privados, escuelas y liceos públicos, iniciaron sus actividades académicas desde principios del mes de enero. El día 7, para ser exactos.
Que la Federación de Asociaciones de Profesores de la UASD (FAPROUASD), boicotee el inicio del semestre y convoque a una asamblea general para el día 5 de febrero, donde ha de decidirse la suerte del inicio o no de las clases, significa necesariamente que estaríamos perdiendo dos semanas de clases. Si a esto le agregamos que la primera semana regularmente, cuando no se pierde en si no se aprovecha como debe ser, estaríamos hablando de la pérdida de tres semanas de docencia aproximadamente.

A estas pérdidas ya identificadas más arriba debemos de sumarle las que resultaran tanto del mantener vigente el cierre de la UASD como de los paros parciales que mantendría la FAPROUASD, e inclusive un nuevo paro indefinido si sus demandas no son atendidas por el superior gobierno, que es el único en capacidad de hacerlo y que por demás es esa su obligación de acuerdo a lo establecido en la constitución y las leyes que rigen la materia.

Con el panorama antes descrito está en evidente peligro el primer semestre del año 2016, lo cual sería catastrófico tanto para nuestros estudiantes, que verían afectado de manera irreparable su avance académico y la culminación oportuna de sus planes de estudios, como también para nuestra Universidad en sentido general. Pero además, peligra, por vía de consecuencias, el Curso de Verano.

Es importante recordar que este importante curso intersemestral no solo sirve para que nuestros estudiantes de termino culminen sus carreras y para que los demás avancen en las mismas, sino que es un aliciente a la difícil situación económica de nuestros docentes que lo imparten, ya que reciben el pago correspondiente por el mismo además de dos meses de sueldos adicionales como si estuviesen impartiendo clases de manera regular.

Pero lo más importante que quiero destacar en este escrito es el peligro que corre nuestra Institución si nos diésemos el lujo de permitirnos que la irracionalidad y el absurdo se nos impongan.

Si así fuera ya no sólo no tendríamos ninguna calidad moral para exigir el apoyo del gobierno y el respaldo de la sociedad sino, y peor aún, tampoco tendríamos razón alguna para ello ya que más de 200 mil estudiantes, razón de ser de la Primada de América, estarían fuera de las aulas, frustrados, abandonados a su suerte en un país carente de oportunidades, donde la desigualdad social crece cada día más, y donde el hacerse de una carrera profesional que solo le garantiza nuestra academia, sería su única herramienta para nivelarse socialmente y propiciar su desarrollo personal, el de sus familias y el de nuestro país.

Los estaríamos dejando sin opciones, a merced de la delincuencia, la prostitución, la política corrupta y el narcotráfico.

Ya el gobierno no tendría que cerrarnos y entregar el presupuesto de la UASD a las corporaciones de la educación superior para que solo los "hijos de papi y mami" puedan superarse y mantener el estatus quo de sus familias.

Nosotros mismos lo habremos hecho. Habremos enterrado casi cinco siglos de historia, de nuestra esencia, y de servicio auténtico a los hijos de nuestra patria, a la patria misma y a sus mejores intereses.

Ya no seríamos nada.

El autor es estudiante y servidor universitario

0 comentarios: