Politica, economía

miércoles, diciembre 30, 2015

Ninguna reforma fiscal es posible en 2016

Por Francisco Luciano
Opinión
Desde hace muchos años y con más intensidad en tiempos de campana electoral, tenemos a sectores, medios y personajes de la vida pública que descubren la necesidad de imponer en el país una reforma tributaria integral, que facilite una justa carga impositiva en los sectores de la economía nacional, con el propósito de eficientizar los ingresos del fisco por captación de impuestos y gravámenes, al tiempo que equilibra la carga entre los sectores económicos, pues comprobado esta que tenemos sectores sobrecargados, que evaden y quienes nunca aportan a la sostenibilidad del Estado Dominicano.

La idea de una reforma fiscal que baje la presión a quienes más aportan e incluya a quienes no lo hacen, parece un acto de justicia imperioso.  Es más, la necesidad de la misma es reconocida por todos pero rechazada al momento de abrocharle, pues todos los sectores de la vida económica quisieran no aportar y que por el contrario el Estado le aporte e incentive sus empresas y negocios.

Desde tiempos inmemoriales se ha establecido que la media de la presión tributaria en nuestro país ronda el 14% contrario a lo que acontece en la mayoría de países de la región donde la misma es mucho mayor y algunos casos sobre el doble de la nuestra. No obstante tenemos sectores que poco o nada aportan en detrimento de otros que deben llevar la mayor carga del financiamiento público.

Pese a todo lo anterior, las afirmaciones de que habrá una reforma fiscal en el próximo año 2016 no se corresponde con la realidad del país, esto en razón de que dicho año cuenta con un presupuesto de ingresos y gastos debidamente aprobado donde los gastos programados han sido ajustados a en base a la proyección de los ingresos, por lo que cualquier discusión u aprobación sobre el particular tiene que ser planteado para entrar en vigencia a partir del año 2017.

Quienes pretenden meter en un año electoral el tema de posibles nuevas cargas impositivas para usarlas como cuco en la campaña han errado el tiro y pronto se despejara dicha variable, sobre todo porque el crecimiento de la economía en el presente año, así como la reducción del déficit presupuestario alejan toda posibilidad de complicación en la economía con la caída del ingreso.

En resumen, es cuestión de lógica elemental, si la economía crece, la inflación se mantiene controlada, la estabilidad cambiaria no proyecta variaciones significativas,  tenemos tasas de interés bancarias por debajo de la media de los últimos 20 años, contamos con un presupuesto de gastos con sus fuentes de financiamientos identificadas debe quedar claro que cualquier discusión para una reforma fiscal integral se hará a partir del año 2017, de manera que no existe la necesidad de estresar a la población con profecías de desastres que no se avecinan.

Felices fiesta de año nuevo son nuestros deseos para el pueblo dominicano.
El autor es catedrático universitario y dirigente del PTD

0 comentarios: