Politica, economía

jueves, septiembre 17, 2015

El Liceo Experimental de la UASD

Por Francisco Luciano

Opinión 
El plantel escolar es una estructura física donde se llevan a cabo las actividades propias del quehacer educativo y es el espacio donde confluyen los actores de dicho proceso: docentes, alumnos, directores, orientadores, personal de apoyo, padres y tutores.  Indudablemente que los planteles  son lugares alrededor de los cuales se organiza a la comunidad educativa  y se le articula con la sociedad.

Hasta el año 2013 los planteles escolares de la República Dominicana tuvieron un uso de masividad intensiva pues, en muchos de ellos  funcionaron y todavía funcionan dos y hasta tres escuelas  distintas, en tandas  de 8 a.m. a 12:00 m., de 2:00 a 5:00 p.m. y de 6:30 a 10:00 p.m.

Al destinarse el 4% del Producto Interno Bruto, como inversión en la educación,  el gobierno dominicano concibió un nuevo modelo educativo, con horario de 8:00 a.m., a 4:00 p.m.,  que se conoce como tanda extendida, lo  que hace necesario  levantar  nuevas estructuras  donde alojar a los alumnos, no porque haya crecido significativamente la matricula estudiantil , sino porque al extenderse el horario se requiere de prácticamente duplicar el número de las instalaciones, así como  de  adecuar los  viejos espacios para incorporarles cocinas, comedores, salas de tareas entre otras facilidades que permitan desarrollar en ellos la tanda extendida.

La educación vive una época de oro y nunca antes como ahora se habían construido tantos planteles escolares, pues no es lo mismo un plantel que una escuela, el plantel es el edificio, mientras que la escuela es la institución que se aloja en el plantel y está compuesta por  los maestros, los alumnos, los directores, el personal de apoyo y la comunidad que se integra para llevar a cabo  una programación,  que implementando las técnicas educativas,  desarrolla los procesos y contenidos  que al ser  asimilados y socializados por alumnos y maestros,  formaran  en un  ciclo de doce años a nuestros niños, niñas y adolescentes en adultos responsables,  impregnados de los  principios y valores que  conforman nuestra nacionalidad, con los niveles de conocimientos que les permitan ser socialmente responsable.

Se puede tener cualquier cantidad de edificaciones modernas, equipadas con cocinas, laboratorios, áreas deportivas y de recreación, con bibliotecas, talleres y  hasta con tecnologías modernas, pero si  allí no se instala la escuela con sus actividades propias,  no se desarrollara el aprendizaje ni el conocimiento.

Esa carrera por alcanzar la meta  de construir  los planteles escolares que se  necesitan  para avanzar con la  implantación de la tanda extendida, ha llegado hasta la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), con la propuesta de levantar dentro de su campus un plantel de veinticuatro aulas que permitirá reubicar los estudiantes del Liceo Experimental  Altagracia Amelia Ricart Calventi, lo que ha desatado, una polémica entre quienes aplauden y promueven la iniciativa y quienes se oponen y la critican.

Quienes están de acuerdo con la iniciativa la presentan  como una oportunidad para incorporar el Liceo Experimental al modelo de tanta extendida, para facilitar un mayor control de las autoridades de la academia sobre sus instalaciones y observan la posibilidad de usar las mismas  como  aulas para  los estudiantes de grado en horario a partir de la 4:00 p.m. así como en los fines de semana.

Quienes se oponen, lo presentan como “una imposición inaceptable del gobierno que viola  el principio de autonomía”, aducen que “reducirá el espacio del campus”, que “limitara el área de parqueos para la guaguas que transportan los estudiantes de la periferia de la ciudad”, que “es un contrasentido meter una escuela de niños, niñas y adolescentes en un campus universitario que con frecuencia recibe la agresión de bombas lacrimógenas y que eso pondrá los niños en peligro”  y que en lado Este le queda la peligrosa avenida de tiro rápido donde desemboca el túnel.

Lo cierto es que la pasión nubla la razón y eso hace que la gente se encierre en su punto de vista clavando anclas en favor  del mismo, negándose la oportunidad de mejorar la propuesta  que se ha puesto sobre la mesa.

A continuación nos permitimos presentar algunas ideas que podrían ayudar a mejorar la calidad  del Liceo Experimental y  la Facultad de Ciencias de la Educación, al tiempo que aprovechamos   la oportunidad  de asimilar nuevos espacios de aulas que tanta falta hacen en la sede central de la Universidad.

No seriamos la primera academia de educación superior que tiene en su campus un liceo experimental, pues la UNAM de México y la Universidad Nacional del Ecuador, para solo citar dos, cuyo modelo es similar al de la UASD lo tienen,  sin que ello  afecte la seguridad de los estudiantes preuniversitarios.

En el caso propio de la UASD,  debemos  hacer notar que, por  años funciona dentro del campus de la misma,  la estancia infantil y hasta la fecha ninguna movilización la ha afectado, así como tampoco la cercanía que ella tiene con el túnel de la parte Este de la universidad.

Para que el gobierno viole la autonomía  tendría que hacer la construcción sin el consentimiento de las autoridades de la Universidad y por otro lado, lo de que limitará el área de parqueos no puede ser el argumento lógico para oponerse  a la construcción del plantel,  pues la misión de la Universidad,  no es garantizar  el parqueadero de guaguas, sino el de brindar servicios educativos.

Tampoco estaría  bien usar las instalaciones del Liceo Experimental  para  los estudiantes de grado, pues eso va a colocar sobre ellas un sobre uso que las deteriorará  rápido y conociendo las precariedades  económicas en que se maneja la Universidad, pronto se convertirían en un cementerio,  similar al que se ha convertido el  plantel que hoy aloja el liceo.

Proponemos la creación de la Ciudad Pedagógica  de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, haciendo  uso de  las actuales edificaciones del Liceo Experimental y las del Edificio  Eugenio María de Hostos,  con el cierre de la calle que  separa dichas construcciones,  remodelándolas para adecuarlas de manera que  sean dedicadas para alojar  la Escuela  Primaria y  el Liceo Experimental, ambos en tanda extendida; convirtiéndola en el laboratorio de  prácticas docentes para los estudiantes que cursan estudios en la Facultad de Educación, con lo que a más de formar a los niños, niñas y adolecentes de ambas escuelas se mejorarían  los niveles de calidad en la formación  de los futuros profesionales de la educación.

La edificación propuesta para construirse  en el área noreste del campus universitario debe hacerse, pero para ser usadas  como edificio de  aulas para la UASD y así se resolvería la discusión sacando el mejor beneficio para la Universidad,  mejorando la calidad formativa de los egresados de la Facultad de Ciencias de la Educación.

El autor es profesor Universitario y dirigente del PTD

0 comentarios: